¿Dónde se regula esta exención y qué patrimonios están exentos?

La Ley del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones establece que los incrementos de patrimonio a título gratuito adquiridos por las iglesias de FEREDE estarán exentos en el Impuesto sobre Sociedades. No resulta aplicable, por tanto, la Ley del impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, sino que señala que habrá que acudir a la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Los Acuerdos de Cooperación reconocen igualmente que “estarán exentos del Impuesto sobre Sociedades los incrementos de patrimonio a título gratuito que obtengan las Iglesias pertenecientes a FEREDE, siempre que los bienes y derechos adquiridos se destinen al culto o al ejercicio de la caridad”.

En conclusión, si una Iglesia miembro de FEREDE recibe una donación o una herencia, no tendrá que pagar impuestos por ello, siempre que lo dedique a un destino concreto: al culto o al ejercicio de la caridad. En estos casos, lo heredado o donado tendrá la consideración de renta exenta en el Impuesto sobre Sociedades.

¿Cómo alegar la exención?

Recomendamos que, en los contratos que se firmen o en las escrituras públicas que haya que otorgar, se deje siempre constancia de que la Iglesia pertenece a FEREDE, y se acredite el destino que se le dará al bien o derecho adquirido, alegando la exención reconocida en nuestros Acuerdos de Cooperación.

¿Tengo que declarar los patrimonios recibidos mediante herencia, legado o donación?

Quedando claro que se trata de rentas exentas por las que no hay que pagar impuesto alguno, habría que aclarar si correspondería su declaración a través del Impuesto sobre Sociedades. Para ello, puede visitar la información sobre este impuesto.