En la Ley Orgánica de Libertad Religiosa no se establece referencia específica a cuáles son las obligaciones en materia contable para las entidades religiosas. Por ello, resultaría aplicable la regulación relativa a las asociaciones civiles sin ánimo de lucro, ya que la Ley reguladora del Derecho de Asociación establece que tendrá carácter de supletorio respecto a otras leyes que regulen otro tipo de asociaciones.

Es obligatorio, por lo tanto, llevar la contabilidad de tal manera que exista una imagen fiel del patrimonio, de los resultados, situación financiera y actividades e inventario.  Aunque no se cita directamente el Plan General de Contabilidad (PGC), es recomendable seguir sus criterios para cumplir con la exigencia impuesta por la Ley de Asociaciones.

Llevar la contabilidad de esta manera facilitará, por ejemplo, el acceso a créditos en entidades bancarias, la justificación de subvenciones, etc.

Los libros oficiales u obligatorios para la llevanza de la contabilidad de acuerdo al PGC son el libro Diario, el libro de Inventarios y Balances, y el de Cuentas Anuales. El libro mayor, aunque no tiene la consideración de oficial u obligatorio, es indispensable y lo confeccionan automáticamente los programas de contabilidad.

Información relacionada: