Una auditoría externa de cuenta hace referencia a un examen crítico y sistemático de las cuentas de la entidad realizado por un profesional externo e independiente, que no posee ningún tipo de vínculo ni relación con la misma, y que está reconocido como tal en el oportuno registro del Banco de España.

Aunque no existe normativa específica entendemos que, por asimilación, las iglesias y entidades religiosas pertenecientes a FEREDE, al tener un tratamiento fiscal equiparado al de las Fundaciones y Entidades declaradas de utilidad pública, tendrían que someterse a auditoría externa en los mismos supuestos que éstas, y que es más exigente que el previsto para las entidades mercantiles.

Las Fundaciones y Entidades declaradas de Utilidad Pública están obligadas a someter a auditoría externa sus cuentas anuales cuando, durante dos ejercicios seguidos a la fecha de su cierre, concurran dos de las siguientes circunstancias:

  • Que el activo supere los 2.400.000 euros.
  • Que el importe neto de su volumen anual de ingresos supere los 2.400.000 euros.
  • Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 50.

Mientras no se den estos supuestos, tampoco las iglesias y entidades religiosas pertenecientes a FEREDE tendrán la obligación de someter sus cuentas a auditoría. No obstante, existe la posibilidad de que las entidades sean auditadas con carácter voluntario.

Información relacionada: